Páginas vistas en total

sábado, 30 de marzo de 2013

INTERIORES





Pasa la vida en un suspiro
que profundo, a veces quejido,
cuando no aceptas lo real
cuando deseas lo fingido.
Mezclas el azúcar amargo
en ese café tan largo
y me siento tan sola…
(tristemente)

Ha pasado el tiempo
desde este tren lo contemplo,
no parando en ninguna estación
no llevando mi salvación
en ningún momento.
(velozmente)

He pagado con creces
esta miserable enfermedad
que no limita gravedad
pues todo es oscuro y cegado
el pozo eterno abandonado
a mi suerte…
(fatalmente)

Pero allá veo el momento
de hacer el último intento
y salvar mi pobre alma malherida
de esta vida tan sufrida
de esta existencia…
(repetidamente) 

En la oscuridad te veo
pero ya no te creo
no lo siento depresión
ya no serás mi expresión;
ahora trazo palabras
malabares versos , insinuación
que retratan mi alma, fieles
que reflejan mi reflejo
en el que tú, tú ya nadie eres
(afortunadamente)

©Ana Lopez
2013


martes, 26 de marzo de 2013

PLANTEAMIENTOS







Tengo que plantearme
                          planteamientos serios
y para ello
asumo ponerme seria.
Ellos vendrán solos a mi,
suelen ser incómodos y rizados;
no debo retroceder ante los vientos
que incitan a divertirme, no.
Debo ponerme seria,
como bien seria es la vida;
y concebirla.

Suelen ser aburridos y a mi
a mi me distrae el viento.
Ahora una mosca que vuela cegada
de sus propios pensamientos
¿qué pensará cuando se estrella
azorada en mi frente?
Zumbará –posiblemente-
hacia otro lado.

¡Ah! Si, debo ponerme seria
y plantearme los planteamientos serios
y comienzan…

Mosca, pequeña y pesada
con el calor te enmascaras,
de nuevo vienes a mi. Molesta.
La “oseo” como dice mi madre,
pero ésta habla en francés
y no nos entendemos.
Suficiente para hacerme divagar.

A veces me siento árbol
en este jardín.
Cuando lo observo hacia arriba
y lo veo tan pleno de hojas (aún),
me tranquilizo.
Algunas ya se han secado,
otras penden de un hilo
al suicidio del viento.
Otras verdes insolentes al sol
bailan danzas -a veces brillantes
                         - otras mates.

Siento las raíces a mis pies
intentando sujetarme a esta savia,
estoy segura de ellas,
me alimentan;
y me abastecen de razón…
No tengo por menos que
admirar el paisaje de la vida
que forma este jardín.
Y ver transparentes telarañas,
grandes trampas mortales,
donde queda atrapada mi mirada
que la araña debilita lentamente
dejando rastros de mi rocío.

¡Ay! debería plantearme los planteamientos serios
pero el planteamiento de Dios me distrae.



©Ana López
Septiembre 2011

jueves, 14 de marzo de 2013

EL TRISTE Y EXTRAÑO DESTINO






Tiemblo.
Ante tu boca, tiemblo.
Es el miedo que me aborda
(aquel que parecía omitido)
vistiéndome de tristeza
y dejando caer el beso.
Tú y yo nos alejamos.

Vibro.
En tus brazos vibro.
Cuando desean mi calor
buscando un querer
que nos niega el futuro
y cuando nos damos cuenta
Tú y yo nos alejamos.

Temo
El gran momento que aparece
inicio de nuestro amor,
tus manos acariciando mi cabello,
tu piel absorbiendo mi aroma;
y en tus labios silencias mi nombre.
Tú y yo nos alejamos.

que descubrimos el pecado,
que las fresas cayeron de tus dedos
cuando le viste venir…
Quedó el roce de tu mejilla
y un adiós hendido en mi corazón.
E inventé una sonrisa nueva de disimulo
aquella que cubriera mis lágrimas
mientras…
Tú y yo nos alejamos.

© Ana López
Noviembre 2011

sábado, 2 de marzo de 2013

ALGUNAS VECES







Algunas veces muero
y cuando muero me echo de menos
sentir, acariciar, amar…
el crear
Qué triste epitafio el mío
del que intentó vivir
y en el intento se quedó frío
como avistando un alba gris
como desplomando un sol sombrío

Ay, algunas veces muero
y entonces decido no morir;
 ese corazón sutil late de nuevo
mas lo hago despacio y en silencio
no sea que despierte a la muerte

Cuando se apague ese corazón
y yo no tenga más que decir
de mi boca no vuelen más besos,
 de mis dedos no surjan más palabras
mis sueños plieguen sus alas
y mis párpados cedan presos/
entonces, sólo entonces aceptaré el reto
y sabré que la vida no quedó en intento

….

Algunas veces muero, si
pero lo hago de mentira;
es para engañar al sepulturero
que en mi alma mendiga.


©Ana López
Agosto 2012/ Marzo 2013