Páginas vistas en total

domingo, 24 de noviembre de 2013

EN VIA MUERTA






Voy desordenando 
         /mis órdenes/
Y lo que no tiene sentido
en esta mi nueva senda,
en este, mi camino

Podría estar allí
-mas no lo estoy-
y es curioso como nacen
nuevas ilusiones a como soy

Las dudas son crueles
me atan en mi andar
necesito paz y perdón
para poder continuar

Tengo tantas preguntas
que mi vida es interrogante
de los porqués necesito saber
detener el tren un instante

Tengo mucho que hacer
/lentamente pasan las primaveras/
adorar lo que pisan mis pies
hacer que esperen las esperas

Allá arriba descubro nubes
que me miran desafiantes
¿a dónde vas tú perdida?
¿a dónde con tantos interrogantes?

Y les devuelvo la mirada
Aún disipada y con trabas
Pero pensando que ellas pronto serán agua
Y yo seguiré siendo alma

Ya llueve
                                                                 ya está
                                                 lloviendo

Y yo         
                                     le pido
                                           a la nube
                                        que
                                                                             me bañe
                                                                                                   Y lo hace
                                                    queriendo
Con                una
             gota,                                              simple    gota
                Que    me
inunda
                                                      toda



©Ana López
2012

martes, 12 de noviembre de 2013

TIEMPO







Te cedería,
de mis labios un segundo,
para que los besaras;
para poder sentir tu mundo,
en un simple roce.

Te concedería,
de mi piel minutos,
esos que dedicarías
a recorrerla entera;
hasta atravesarla.

Te dejaría,
horas de mis regazos,
en los que refugiarte,
descubriéndome a retazos;
y así poder amarte.

Te entregaría,
un millón de años,
para que te fundieras
en mi, conmigo
hasta donde quisieras.

Te donaría,
mi reloj único,
para que vires esa arena;
y así comiences tus versos,
así  inicies tu poema.

© Ana lópez
Del libro "Rincones de Mujer"